InicioDónde estamosQuiénes somosInstalacionesNuestro rincónEnglish cornerNovedadesEnlacesColaboracionesPasatiemposMapa del sitioAMPA

Aquí irán apareciendo colaboraciones, artículos... que nos ayudarán a conocer más y mejor a nuestros hijos...

Fecha

Título

07.02.2009  

¿CÓMO SE PUEDE AYUDAR A VENCER LA TIMIDEZ?

07.02.2009  

¿CONVIENE HACER LAS TUTORÍAS CON LOS PADRES E HIJOS JUNTOS?

07.02.2009  

¿ENSEÑAMOS A LOS HIJOS E HIJAS A COCINAR?

07.02.2009   ¿PARA QUÉ CONTAR O LEER CUENTOS A LOS NIÑOS?

01-12-2008   LA SEXUALIDAD
01-12-2008   LOS DEBERES ESCOLARES Y LOS PADRES    
30-12-2007   ¿ES ADECUADO QUE LOS NIÑOS TENGAN MÓVIL?    
28-11-2006   ¿QUÉ HACER ANTE EL ACOSO ESCOLAR?    
23-11-2006   ¿CONVIENE DARLES PAGA A LOS HIJOS?    

15-12-2006

 

¿CÓMO EDUCAR EMOCIONAL Y SOCIALMENTE  A NUESTROS HIJOS?

   

27-11-2005

  PEDICULOSIS: ¡ESOS PIOJOS QUE NOS TRAEN DE CABEZA!    

12-03-2005

¿CÓMO PODEMOS AUMENTAR LA PACIENCIA CON LOS HIJOS?

   

 20-02-2004 

¿POR QUÉ NO HACEN CASO LOS HIJOS A LOS PADRES?    

 13-02-2004 

¿QUÉ PODEMOS HACER ANTE LOS CELOS DE LOS HIJOS?    

17-12-2003

¿CÓMO  SE  FORMA  LA  AUTOESTIMA  EN  LOS  NIÑOS?    

15-12-2003

¿QUÉ PODEMOS REGALAR A LOS HIJOS Y A LAS HIJAS?    
   
   
   
         
         

¿QUÉ   PODEMOS   REGALAR   A   LOS   HIJOS   Y  A   LAS   HIJAS?

         Estamos en las puertas de la Navidad y los niños y las niñas escriben sus cartas a Papá Noel o a los Reyes Magos.                                  

         Muchos niños y niñas solicitan, también, otros “regalos” a sus padres y a sus madres. Sonia es una de ellas y esto es lo que les pide:

Queridos papá y mamá:

Os escribo para pediros que me regaléis un poco más de atención, pues necesito sentiros más cerca. Ya sé que trabajáis mucho y andáis muy ocupados, pero echo en falta que no estéis un ratito conmigo con más frecuencia. Me canso de compartir vuestro tiempo con las sartenes, el periódico, la plancha o la TV. ¿No me podéis regalar unos minutos cada día para mí sola?

     Sabéis que me gusta mucho jugar con mis amigos y con vosotros. La psicóloga del colegio nos ha dicho que jugar es bueno para aprender, relacionarse y desarrollar nuestras capacidades. ¿Por qué casi nunca os apetece jugar conmigo?

También quiero que me regaléis un poco de tranquilidad y de paz pues muchas veces, parece que estamos en guerra. Por la mañana, cuando me despertáis con un beso y con palabras cariñosas, pienso:”¡por fin ha llegado la paz!” Pero si tardo un poco en levantarme, os entra el agobio y os enfadáis: “Date prisa”, “Desayuna”, “Todos los días igual”... Ya sé que he de colaborar más, pero no me gusta que me estéis mandando y gritando todo el día. A veces pienso que soy un estorbo pan vosotros. ¿Por qué no me tratáis con más consideración? Sé que lo hacéis por mi bien -como decís vosotros-, pero creo que merezco respeto.

Me soléis decir que casi no os cuento nada, pero cuando lo he hecho, habéis criticado algunas de las cosas y no me he sentido comprendida. Vosotros tampoco me contáis casi nada de lo que pensáis o de cómo estáis. Cuando os veo preocupados os pregunto: ¿qué te pasa?, y siempre me respondáis de la misma manera: “No me pasa nada”. Pero sé que a veces no estáis bien y no me lo contáis. ¿Por qué nos cuesta tanto comunicarnos?

Por último, os pido que no me comparéis con los demás y que no me reprochéis tanto lo que no os gusta de mí. Sé que lo decís para que cambie, pero a veces tengo la sensación de que no os gusto como soy. Hay cosas que hago bien: apruebo los exámenes, ayudo en casa, soy cariñosa..., ¿por qué no me decís lo que hago bien?

Quizá os sorprenda esta carta, pero quiero que sepáis los ‘regalos” que necesito. Os quiero mucho. Sonia.

                                                                                Pepe López Sánchez.

                                                                                Profesor, C.P. “J.A. Labordeta” (Zaragoza) y de “Aula Libre”

¿CÓMO  SE  FORMA  LA  AUTOESTIMA  EN  LOS  NIÑOS?

 

La autoestima se define como el concepto global que uno tiene sobre sí mismo, como persona. Por tanto, no depende de la posición social, del dinero o del color de la piel.

Cuando un niño o una niña nace no tiene conciencia de sus características. Se irá formando su propia imagen según los mensajes que reciba. Un mensaje repetido muchas veces se graba en el cuerpo y funciona como programa de vida. También influyen cómo se atienden sus necesidades -tanto físicas como psicológicas- y la propia experimentación.

Los mensajes positivos -tanto verbales como no verbales- ayudan a sentirse valioso, seguro, estimulan, activan lo mejor de cada uno... Por el contrario, los negativos merman, crean inseguridad e inutilidad y conducen a un bajo nivel de autoestima.

Un niño desde que nace necesita sentirse querido. Si percibe amor en las miradas; si los brazos que le sostienen le aportan seguridad; si las palabras llegan cálidas a su oído; si recibe las atenciones y los estímulos que precisa..., traducirá que ha llegado a un mundo donde s